codigo deontologico

En el tejido de cualquier empresa, grande o pequeña, existe un conjunto de valores fundamentales que guían su comportamiento y toma de decisiones. Estos valores no solo definen la identidad de la empresa, sino que también moldean su relación con los clientes, empleados, socios y la sociedad en general.

Uno de los pilares más sólidos que sustentan estos valores es el código ético empresarial. Por ello, en este artículo, vamos a profundizar en qué es, cuál es su contenido y qué papel desempeña el código ético empresarial en el funcionamiento de una compañía.

¿Qué es un código ético empresarial?

El código ético empresarial es un conjunto de principios y directrices que establecen los estándares de comportamiento ético que se esperan de todos los miembros de la organización, desde la alta dirección hasta los empleados de base. Este documento articula los valores fundamentales de la empresa y sirve como un marco para guiar la conducta en todas las actividades comerciales y relaciones externas.

Además de un elemento para el adecuado cumplimiento normativo por parte de la empresa, el código ético empresarial es un faro de confianza y transparencia que proporciona una base sólida sobre la cual construir relaciones con clientes, proveedores, empleados, inversores y la sociedad en general, al tiempo que fortalece la reputación y la credibilidad de la empresa.

¿Es obligatorio tener un código ético empresarial?

No existe un requisito legal específico para tener un código ético empresarial, si bien el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo aconsejan a los Estados Miembros el fomento de la elaboración de códigos de conducta (véase en su Directiva 2000/31/CE), entre los que se incluiría el código ético empresarial. Todo ello sin perjuicio de la obligación que tienen todas las empresas de cumplir con ciertos estándares éticos.

En cualquier caso, pese a su carácter voluntario, debemos destacar que el código ético empresarial es una herramienta fundamental para promover la conducta ética y la responsabilidad corporativa en todas las actividades de la empresa. Por ello, su implementación se ha convertido en una práctica cada vez más común y recomendada en el mundo empresarial, dados los grandes beneficios que aporta a la empresa.

¿Qué beneficios aporta un código ético empresarial a mi empresa?

La implementación de un código ético empresarial conlleva una serie de beneficios significativos que impactan tanto en el funcionamiento interno de la empresa, como en su reputación externa. En concreto, los principales beneficios que aporta son los siguientes:

  • Cumplimiento normativo. El código ético empresarial puede ayudar a garantizar que la empresa cumpla con todas las leyes y regulaciones aplicables, así como con estándares éticos más elevados. Esto reduce el riesgo de enfrentar sanciones legales y daños a la reputación debido a prácticas comerciales cuestionables.
  • Mitigación de riesgos. Al identificar y abordar proactivamente posibles dilemas éticos y conflictos de interés, el código ético empresarial ayuda a mitigar los riesgos de escándalos, litigios costosos y pérdida de clientes y reputación.
  • Mejora de reputación. Las empresas que operan de manera ética y transparente tienden a ganarse la confianza y el respeto de sus clientes, proveedores, inversores y la comunidad en general. Un código ético sólido puede mejorar la reputación de la empresa y diferenciarla de la competencia.
  • Establecimiento de normas de conducta. El código ético empresarial define lo que la empresa considera comportamiento ético y lo que no lo es. Esto ayuda a los empleados a tomar decisiones informadas y éticas en situaciones complejas y promueve una conducta coherente con los valores de la empresa.
  • Responsabilidad corporativa. El código ético empresarial puede incluir disposiciones que promuevan la sostenibilidad ambiental, el respeto a los derechos humanos, la equidad laboral y la contribución al bienestar de las comunidades. Esto asegura que la empresa no solo busque beneficios económicos, sino que también tenga en cuenta su impacto social y ambiental.
  • Cultura organizacional. El código ético empresarial establece los valores fundamentales de la empresa y ayuda a promover una cultura organizacional basada en la integridad, la transparencia y el respeto. Esto contribuye a mejorar la moral de los empleados, fomentar el trabajo en equipo y fortalecer el sentido de pertenencia.

¿Qué contenido debe tener el código ético empresarial?

El código ético empresarial no tiene un contenido genérico, sino que debe redactarse como si fuera un traje a medida para cada empresa, teniendo en consideración el tipo de actividad a la que se dedica, su tamaño, sus valores, la normativa legal que debe cumplir y las propias expectativas de sus socios.

Dicho esto, algunos de los elementos más comunes y habituales en los códigos éticos empresariales son los siguientes:

  • Valores y principios éticos: Una lista de los valores fundamentales y los principios éticos que guían el comportamiento y las decisiones de la empresa, como la integridad, la honestidad, el respeto, la equidad y la responsabilidad.
  • Normas de conducta: Directrices específicas sobre cómo se espera que los empleados, directivos y otras partes relacionadas se comporten en diversas situaciones, incluidas las interacciones con clientes, proveedores, competidores y colegas.
  • Cumplimiento legal: Obligación de cumplir con todas las leyes y regulaciones aplicables en todas las actividades comerciales de la empresa, así como las consecuencias de no hacerlo.
  • Conflicto de intereses: Políticas y procedimientos para identificar, evitar y manejar conflictos de intereses que puedan surgir entre los intereses personales de los empleados y los intereses de la empresa.
  • Protección de la información confidencial: Directrices para proteger la información confidencial de la empresa, así como la privacidad de los clientes, empleados y otras partes relacionadas.
  • Sostenibilidad y responsabilidad social: Compromisos con la sostenibilidad ambiental, el respeto a los derechos humanos, la equidad laboral y la contribución al bienestar de las comunidades en las que opera la empresa.
  • Canal de denuncias y consecuencias por violaciones: Un mecanismo para que los empleados informen sobre posibles incumplimientos del código ético empresarial de manera confidencial y sin temor a represalias, así como las consecuencias disciplinarias por dichas infracciones comprobadas.
  • Revisión y actualización: Un compromiso de revisar y actualizar periódicamente el código ético empresarial para garantizar que siga siendo relevante y efectivo en un entorno empresarial en constante cambio.

En cualquier caso, para que el código ético empresarial cumpla su función, es importante que sea claro, conciso, accesible y fácilmente comprensible para todos los empleados y partes interesadas relevantes. Además, debe estar respaldado por un compromiso genuino por parte de la alta dirección y ser parte integral de la cultura organizacional de la empresa.

¿Puede sancionarse a un empleado por incumplir el código ético empresarial?

Sí, un código ético empresarial puede incluir disposiciones sobre sanciones por incumplimiento de sus disposiciones. Estas sanciones pueden variar en naturaleza y gravedad, y su objetivo principal es promover el cumplimiento de los estándares establecidos, garantizando la responsabilidad de los individuos y la empresa en su conjunto.

En este sentido, la jurisprudencia ha reconocido expresamente que las obligaciones impuestas por la empresa a través del código ético empresarial entrenan dentro de lo que se considera el poder de vigilancia y dirección de la empresa y, en consecuencia, el incumplimiento de dichas obligaciones por parte de un empleado es un acto de desobediencia ypodría dar lugar a la imposición de sanciones, incluso el despido disciplinario.

Ahora bien, es importante tener en consideración que dichas sanciones deben imponerse respetando en todo momento los derechos constitucionales y laborales de los trabajadores, por lo que las infracciones y sanciones que se impongan con motivo del incumplimiento del código ético empresarial deberán en todo caso encajar y respetar la normativa laboral.

En todo caso, es importante que las sanciones establecidas en un código ético empresarial sean justas, proporcionales y aplicadas de manera consistente y equitativa en toda la empresa. Además, el código ético empresarial debe incluir un proceso claro y transparente para la investigación y resolución de denuncias, así como salvaguardas para proteger a los denunciantes de represalias injustas.

Conclusiones

En resumen, el código ético empresarial es un componente vital de la conducta corporativa responsable. No solo guía el comportamiento ético de una empresa, sino que también fortalece su reputación, impulsa la responsabilidad corporativa, moldea su cultura organizacional y mitiga los riesgos derivados de incumplimientos normativos.

Sin embargo, su efectividad depende en última instancia de su correcta implementación y aplicación efectivas en todos los niveles de la organización. En Devesa Abogados contamos con una amplia experiencia en la elaboración de códigos éticos empresariales y recomendamos a todos nuestros clientes la contratación de asesoramiento especializado para garantizar que el documento elaborado se ajuste a las necesidades y características de la empresa, facilitando de ese modo su aplicación y garantizando así su efectividad.

¿Necesita asesoramiento? Acceda a alguna de nuestras áreas relacionadas con la elaboración de códigos éticos empresariales:

Derecho Mercantil y Societario

Abogados Compliance Penal

5/5 - (3 votos)
← Volver al blog